EL ANDREION

Quieran tus dioses y los míos
que Amor nos alimente el vientre.
No hay ser más afortunado
que aquel que bebe en unos labios
a un dios enamorado y a su sangre.
(De "Ecbatana", 1998)

BITÁCORA DEL ESCRITOR ESPAÑOL JUAN GARCÍA LARRONDO.

Bienvenid@! Este cuaderno está siempre en intermitente construcción. En él podrá encontrar noticias relacionadas con el autor así como enlaces para conocer algunas de sus obras editadas, aficiones, webs favoritas, notas de prensa, artículos de opinión, videos de antiguas representaciones teatrales y alguna que otra incongruencia.

Para cualquier sugerencia, contacto, contratación o palabra de aliento, sígame la pista o apúntese a la lista de invitados de El Andreion. ¡Gracias!

REDES SOCIALES:









LA CARA OKULTA DE SELENE SHERRY

LA CARA OKULTA DE SELENE SHERRY
(1993-1994)





Género: Melodrama mistikósmico.

Ilustrada por el autor.


Edición: Sevilla, Centro Andaluz de Teatro, 1996.

Estreno: Compañía Teatro La Jarana. Puerto Real (Cádiz), 1999.

Duración aproximada: 150 minutos.

Personajes Principales: 5 hombres, 8 a 10 mujeres.

Argumento:

Continuación sobrenatural de “Mariquita aparece ahogada en una cesta”. La acción de esta disparatada comedia, dada su extensión y sus numerosos personajes, es de difícil resumen. En el Cielo, los dioses resuelven dar una nueva oportunidad a los hombres para que entiendan lo que significa exactamente eso del “Amor Universal”. Para ello, la Virgen María resuelve enviar nuevamente a la Tierra con los vivos a su amiga Mariquita Vargas, con la particularidad de que lo hará reencarnada en una prostituta hermafrodita llamada “Selene Sherry”. Su misión oficial será la de encontrar a Valeria Taylor aunque, en realidad, será la de plantar la semilla de un nuevo orden terrenal. Por otra parte, en el Universo están sucediendo algunos fenómenos extraordinarios: en breve, la Tierra y la Luna sufrirán una conjunción perfecta, los Selenitas atravesarán el espacio para invadir el planeta y expandir entre sus habitantes el virus del amor total, propiciando con ello el nacimiento de una nueva era: La Era Andrógina. Sin embargo, el retorno de Mariquita al mundo de los vivos no estará exento de situaciones divertidas ni de emotivos reencuentros con su familia y con algunas de sus amigas, como Nuria, su hija Chari y su amado esposo Juan.

La obra comienza en Cádiz, donde Valeria, tras fingir su muerte, huye del cementerio acompañada de su amante Meteora Mallè. Pero mientras que Mariquita atraviesa el Universo para darles encuentro, en Barcelona, sus compañeros de fatigas aún no saben que todos juntos acabaran siendo testigos de un acontecimiento revolucionario y de lo que se fragua tras la cara okulta de la Luna en realidad...






LA CARA OKULTA DE SELENE SHERRY
(FRAGMENTO)


ACTO SEGUNDO /NUEVA


Escena 1

Barcelona, un par de milenios-luz y unas horas antes que la escena anterior. Interior del club “MariKi Beach”. Mucho humo. Hay una barra y varias mesitas con sillas. Sobre el escenario canta CHARI, “La Archi”, enjoyada y travestida en mujer, aunque en el fondo lo sea realmente. En los carteles con su foto que están colgados en las paredes se aprecia más su parecido con su madre, Mariquita Vargas. ANTONI, el camarero, observa la televisión, que está encendida, pero sin voz. En un velador están sentadas NURIA y su hermanita ANDRÓMEDA, que chupa delicadamente todos los ceniceros. NURIA está exageradamente embarazada. En otro velador están las prostitutas PERLITA DE TORRENTE, ALMUDENA, TINA y SELENE SHERRY, algo escandalosas. CHARI, “La Archi”, canta e imita a la perfección la exclusiva voz de Finita Imperio en la canción “Mi madre sí que me quiere”. Mientras tanto, se desarrollan paralelamente el resto de las escenas...



CHARI
(Cantando) Yo no tengo más lú en mi vía,
que la de tus ojo que me están matando
y la mare, maresíta mía,
me dise angustiosa: ¿qué te está pasando?
Ella comprende mi pena
y cuando escucha mi canto,
y en su cara de asusena, como de virgen morena,
regaíta por el llanto...
¡Mare! ¡Mare! ¡Mare tú sí que me quiere!

No me llore mare mía
porque no tengo en er mundo,
más consuelo que tu vía.

¡Mentira! ¡Todo mentira!
¡Y farso tó los querere!
No hay cariño como er tuyo.
¡Mare! ¡Mare! Mare tú sí que me quiere.

Sólo un beso me diste temblando,
casi sin aliento, sin saber qué hasía.
Por tu beso me fui mendigando,
y en tu pie te puse toita mi vía.
Era tanta mi seguera
que fui una bala perdía,
Por tu culpa de tu vera,
con un vete cuando quiera.
Me tiraste sierto día...
¡Mare! ¡Mare! Mare tú sí que me quiere.

No me llore mare mía,
porque no tengo en er mundo,
más consuelo que tu vía.

¡Mentira! ¡Todo mentira!
¡Y farso tó los querere!
No hay cariño como er tuyo.
¡Mare! ¡Mare! Mare tú sí que me quiere.


NURIA
(Solloza, emocionada por la canción. Le arrebata bruscamente el cenicero a su hermanita) ¡Ya está, niña! Ése ya está limpiao.

ANDROMEDA
(Quitándose y poniéndose unas gafas 3D) ¿Te ensiendo un sigarro?.

NURIA
¿Otro? No, que yo sólo tengo porro, asín que ve, pídele a las puta y de paso tráete uno pa mí.

ANDROMEDA
(Quejica). ¡Me duele, Nuri!.

NURIA
Esto te pasa por no queré haserte hoy las quimioterapia. (Recoge un par de colillas del suelo y se las da a la niña) ¡Anda! Mastica las colilla, a ve si te se carma er doló. (Andromeda las mastica con frenesí) ¡Que pena de mi hermanita que se va a morí!. (Le deja encenderle un cigarrillo).

ANDROMEDA
(Todo muy natural) Toavía no. ¿No dijo er médico que me queaban dos mese pa morirme?

NURIA
(Siguiendo la canción de la Archi) A ve quiéne se muere en ante, si mamá o tú joía. ¡Anda que no me via quedá tranquila! (Le arrebata furiosa el cigarro)

ANDROMEDA
(Suplicante). Dame porro.

NURIA
(Fumando, ansiosa) ¿Porro? Lo que te via da va a sé un porraso, niña, que ere tú en toavía mu chica.

ANDROMEDA
(Mosqueada) ¡Po me voy con las puta! (Airada, se marcha al velador con las prostitutas, que le reciben con familiaridad)

NURIA
¡Niña!. ¡Andrómeda! (Se saca una navaja del bolso y se monda los dientes) ¡Esta niña me tiene toa descomponía.!. Ahora, que en cuantito tenga un rato de lugá, la vendo...


TINA
(En el otro lado de la escena) ¡Anda, la Andrómeda! (Todas le dan besos escandalosos). ¿Qué te hase la revenía de tu hermana, hija?.

ANDROMEDA
(Modélica) Yo quiero se puta, como mi hermana, como mi madre, como mi agüela y como toas ustede.

ALMUDENA
¡Asín se habla, niña!. (Le da un cenicero lleno de colillas apagadas) ¡Toma, corasón, pa que disfrute!. (Andrómeda balbucea de felicidad. La Archi, termina la canción. Todos aplauden. Chari se sienta junto a Nuria que termina de liarse un canuto)

SELENE
(A la niña) Siéntate con nosotras, Andrómeda, y deja a tu hermana un ratito con la Archi. (La niña se integra perfectamente en el grupo)

CHARI
(Componiéndose las tetas y el maquillaje, a Nuria) ¿Y la niña?.

NURIA
Con las puta. (Pausa) ¿Ya no canta má?

CHARI
Ahora. (Mirándola) Nuria, ¿estoy bien?. (En realidad está horrible, sobrecargada de maquillaje)

NURIA
Mmmmm.... Creo que una mijita antinaturá. Si no fuera una mujén operá de hombre y luego travestía otra ve en mujén, a lo mejón estaría regulá.

CHARI
Vete a la mierda, Nuria.

NURIA
(Pasándole el canuto) Ya estoy en la mierda, Chari.

Por la puerta del bar entra, misterioso y oculto tras un sombrero y unas gafas de sol, JUAN, viudo de Mariquita y padre de Chari. Todas le miran y cotorrean. El recién llegado no quiere ser reconocido y lo logra en un principio.

ANTONI
(A Juan). Qué va a ser, senyor?.

JUAN
(Nervioso). Un zumo de tomate. (Se sienta frente a la barra. Antoni le sirve la bebida).

TINA
¡Huy, qués gafa más bonita! Dejaméla, Andrómeda.

ANDROMEDA
(Bebiéndose todo lo que le dejan) Sirven pa ve la vida de dos colore, en colorao y en asú. Y, a vese, de los do.

TINA
(Por Juan, con las gafas puestas) ¡Uuuuuh! ¡Qués cosa se ven!

SELENE
Oye tías, ¿os habéis enterado lo de los extraterrestres?

ALMUDENA
Digo, Selene. Er tele ha dicho que han invadío la Tierra en busca de toa las puta de Barselona. (Risas).

TINA
(Lasciva, para llamar la atención de Juan). ¡Oi, Perlita!. ¡La invasión de los urtracuerpo!. (Más risas).

SELENE
(Le quita las gafas a Tina y se las pone). ¡Trae, anda, que vas a espantar la clientela!. (La mira). ¡Hay que ver lo feísimo que eres, maricón!.

LA PERLITA DE TORRENTE
La Selene Sherry qué bien sabe desí las verdade. (Risas).

ALMUDENA
Lo que tenemo que hasé es irno ya pa la avenida, que si no en seguía llegan las de la “Francheska” y nos quitan los sitio.

TINA
(Disconforme). Oi... Vamo a espera que la Archi cante otra, ¿no?.

SELENE
(Agarrando a Andrómeda) Anda, niña. Vamos a ver si la Archi canta o no canta. (Se la lleva hacia el velador de Nuria y Chari, no sin mirar antes provocativamente a Juan. Las demás se quedan cotorreando). ¡Aquí os traigo a la niña! (Besa a Chari). Chari, bonita, cántanos algo antes de que nos vayamos.

CHARI
Sí, hombre. Ahora mismo subo.

SELENE
Gracias, tía, pero no me digas hombre que tú ya sabes que yo soy un fenómeno paranormal.

ANDROMEDA
(Fascinada) Hermafrodita y puta. ¡Que suerte!. (Selene la acaricia).

NURIA
(Molesta, por Chari). ¡Aquí hay más fenómeno paranormale de los que tú te cree, Selene!.

SELENE
(En otro rollo). ¿Verdad?. Yo llevo toda la noche con una cosa aquí dentro, no sé. Tengo el presentimiento de que está a punto de ocurrir algo...

ANDROMEDA
(Coñazo). Mestoy cagando...(Todas la ignoran)

CHARI
Nuria, hoy no tengo ganas de aguantarte, así que no te pases ¿vale?

SELENE
(Percatándose) ¡Jo, Archi! ¡Que mal rollo tenéis siempre las dos! Parecéis un matrimonio.

ANDROMEDA
(Transida, amarilla) Tengo fatiga... (Ni se inmutan)

CHARI
(Por Nuria) No es por ti, Selene. Es que hoy es una fecha muy señalada para mí, y ella lo sabe perfectamente.

NURIA
Po hay que dejarse de tanta melancolía y reacsioná. Si hoy hase tres año que murió tu madre, la mía está agonisando en el hospitá. Mariquita también era mi mejón amiga y no pueo tené pena. Pena tengo de mis mano, que me duelen de robá. ¡Y con las pena no comemo!. (Andrómeda cae desmayada al suelo sin que nadie se preocupe lo más mínimo).

SELENE
¡Huy es verdad, Nuria! Que estás otra vez con barriga.

CHARI
(Irónica) Sí, parece mentira, ¿verdad?. Antes decía que era estéril y, ya ves, ahora dice que le ha cambiado el metabolismo.

SELENE
Bueno, ¿y éste de quién es?

NURIA
Éste de los que me violaron la úrtima ve que estuve detenía. ¡Averigua!

SELENE
(Dispuesta) Ah, pues si quieres yo te lo averiguo, que tú ya sabes que yo echo las cartas y que soy una mijita bruja.

NURIA
(Por el bebé) No, guapa, que éste ya lo tengo apalabrao pa un matrimonio chino. ¡Ademá!. ¿De que me va serví sabé ya na?.

SELENE
Tienes razón, chica, pero como yo, desgraciadamente, de todo me tengo que enterar. ¿Tú no sabes que los hermafroditas tenemos poderes mentales?. (Chari sonríe, incrédula). ¡Que sí, tía!. Yo lo sé todo. ¿No me crees?. Mira... (Seria, cierra los ojos y pone su mano sobre el corazón de Chari). Tú eres Chari, la loca de la ópera, y te viniste de Cádiz por que... bueno, hay dos versiones... O a tu madre la mataron unos moros o se suicidó con una sobredosis de anticonceptivos. En realidad, para mi que fueron las dos cosas pero, claro, sin una autopsia es imposible. (Chari, algo incómoda, no sabe si sonreír o no. Selene sigue concentrada). Luego te liaste con el novio de tu padre, y luego ésta (por Nuria) también. Normal que el hombre se enfadara y tuvieras que salir pitando, ¿no?. ¡Vamos, digo yo!. Sobre todo después de que Nuria se quedara embarazada y vendiera al niño. ¡Chica, es que era como tu hermanastro!.

NURIA
(Indignada). ¡No lo vendí!. Lo cambié por una tele.

SELENE
(Casi en trance) Joder, Chari, es que estás siempre como rodeada de supermagia. No sé cómo describirlo. (Tiembla, asustada). De hecho, ahora mismo es como si tu padre estuviese más cerca de ti que nunca. ¿No lo sientes?.

Andrómeda, con aspecto cadavérico, se incorpora y eructa con furia. Las tres mujeres gritan asustadas y se apartan asqueadas.

NURIA
¡Mmm!. ¡Qué asco niña!. ¡Ca ve que eruta o abre la boca huele a estanco!.

SELENE
¡Huy, sí!. ¡Y a hospital!.

CHARI
(Tapándose la nariz). ¿Qué decías de mi padre, Selene?.

SELENE
Hija, ya ni me acuerdo. ¡Con la gracia de la niña se me ha cortado el punto cósmico!.


LA PERLITA DE TORRENTE
(Gritando). ¡Selene, guapa!. ¿Te está declarando?. No la entretenga má y que cante, chocho, que nos tenemos que i.

SELENE
¡Qué ganas tengo de dejar la calle!. Menos mal que las cartas me han dicho que mi vida está a punto de dar un giro de 360 grados. ¡Y la tuya también, Chari!. ¡Lo presiento!.

NURIA
Y mientras tanto, ¿por qué no vais arguna de las do a rondá un poquillo ar de la barra?. Ese tie que sé de los tuyo, Selene, de los que le van las puta psicodélica. ¡Mialo!. ¡Mialo cómo mira de reojo!.

SELENE
(Respondiendo a la mirada). Pues no me importaría, tía. No sabes la poca gana que tengo de echarme ahora a la carretera. ¡Con el frío que hace y el miedo que me dan a mi los extraterrestres!.

ANDRÓMEDA
(Más repuesta). Selene dise que nos han invadío los marsiano. (Se restriega la ceniza de los ceniceros por las encías, como si fuese coca).

SELENE
Quien lo ha dicho es la tele, ¿no os habéis enterado?. (Besa a la niña y se incorpora). Bueno, tías, me largo, que de solo mencionar a los marcianos ya se me ha puesto la piel de gallina... ¡Luego nos vemos!.

Selene vuelve con las prostitutas. En el tránsito, fugaz intercambio de miradas. Juan mira insistentemente a Chari y Selene hace lo propio con Juan.


NURIA
¡Ea! ¡Ahí tiene a tu público!.

CHARI
Bueno, ya vale. Podría ser peor, ¿no?.

NURIA
¿Tú cree?. (Súbitamente pícara) Er tío ese de la barra no te quita ojo. Hasle aunque sea una pajita y esta noche nos vamo a sená argo caliente. (Chari la mira con odio) No, tú no. Tú ere demasiao diva pa eso. Po espabila, que ya llevamo aquí dos año y por lo meno en Cadi hasía menos frío. Tú verá, pero esto no e lo que pensamo. ¿Aónde están los teatro, las ópera y la gente rica? Yo ya estoy jarta de maricone, de lesbiana, de puta y de pasá calamidade....

ANDROMEDA
Y eso qué tiene de malo. Po yo también quiero sé puta.

NURIA
Tú el año que viene, niña. En cuantito haga la comunión.

ANDROMEDA
¡Sí! Cuando esté muerta, ¿no? (Como nadie le hace caso se pone con los ojos en blanco como si se volviera sobre si misma, alienada)

CHARI
Nuri, tú sabes que no puedo volver. (Empieza a llorar)

NURIA
Po yo no aguanto má. Cuarquier día de ésto, me cogen robando y via tené que parí otra ve en la cárse... (Se enternece). Vámono pa Cádi, Charito. Argún día tu padre te tiene que perdoná. Ademá, yo echo de meno a mi madre, a mis hermanito y las tontería de la Valeria...

CHARI
(Enfadada. Estalla. Juan no pierde detalle) Mi padre estuvo a punto de matarme cuando me lié con su novio; tu madre está en coma por sobredosis; tus hermanitos llevan ahora el tráfico y como te vean aparecer por allí te rajan por las cosas que les robaste antes de venirnos; y Valeria está internada en un manicomio, convencida de que mi madre no está muerta, si no que resucitó. ¿De verdad te apetece volver a Cádiz? Debes estar loca, Nuria.

NURIA
(Triste) Ca ve me paresco más a tu madre, la pobre, que hoy hase tres año que murió. ¡En fin!. Anda, vete a cantá, hija. ¡Corre, que tienes a to er teatro de Barselona en pie!.

Chari la mira con una mezcla de impotencia y odio. Luego se endiosa y, al recibir los aplausos del “público”, sube divina al escenario. En él cantará el bolero de Los Panchos “Pecadora”, que dedicará a Selene Sherry.


JUAN
(Enigmático, a Antoni) Esa que va a cantar es a la que llaman “La Archi” ¿verdad?.

ANTONI
Ja...(Cómplice) L´agrada?. (Juan le mira, absorto) No es fea, veritat? I a mes va a ser dona de veritat, encara vaja de travestí.

JUAN
(Seco) Si usted lo dice. Ande, póngame otra zumo de tomate.

Antoni, algo contrariado, le prepara la bebida. Chari termina de cantar. Juan escucha con sigilo. Nuria prepara un canuto y Andrómeda imita a La Archi con sus gafas 3D puestas. Cuando el número termina todos aplauden. Juan está a punto de aplaudir pero se arrepiente. Chari se acerca a la mesa de Nuria y las prostitutas se levantan con gran estrépito.


LA PERLITA DE TORRENTE
¡Parriba que hay que trabajá!.

TINA
(Desganada, obedece). Pero hoy le toca pagá a la Selene.

SELENE
(Distraída) ¿Qué?.

ALMUDENA
No te haga la desentendía, guapa.

LA PERLITA DE TORRENTE
Lo que está es toa escosía por el gachó de la barra. ¡Espabila!.

Salen del local entre risotadas. Selene se queda para pagar. Chari se levanta al mismo tiempo y también va hacia el mostrador del bar.

SELENE
(Mirando a Juan) ¡Cobrate Antoni! Ya que no se ofrece nada mejor...(A Chari) Gracias por la canción, Chari. Ha sido preciosa.

CHARI
De nada, reina. (A Antoni, con lástima) Antoni, chico, ¿me pones tres coca colas que mañana te las pago?... (Mira levemente a Juan, él la corresponde. Se produce un momento de confusión entre los tres personajes. Chari duda, vuelve a mirarlo con disimulo y, luego, pensativa, acaba por regresar a su mesa. Juan hace intento de seguirla pero no puede ni moverse. Selene, que es muy intuitiva se da cuenta de todo).

SELENE
(A Juan, atrevida) Te ha gustado “La Archi”, ¿no?.

JUAN
(Sorprendido) ¿Qué?...¿Qué dice?

SELENE
¡La Archi!. La que canta. Te ha eclipsado tío. Tú es que no te ves, pero si vieras cómo te mordías los labios cuando cantaba.

JUAN
(Sonríe, nervioso) No, no es eso ...¡que va!.

SELENE
¡Uuuh, qué nervio! ¡Y qué dejillo al hablar! (En su oficio) Oye, tú eres andaluz, ¿verdad? Yo soy de Cartagena, cantón independiente. (Ríe, cautivadora). Y mis amigas, aunque no te lo parezcan, son todas gallegas. Es que estamos aquí de incógnito.

JUAN
(Sonriente) Yo soy de Badajoz, pero he vivido muchos años en Cádiz.

SELENE
(Esotérica) ¡Lo sabía! Desde que te vi entrar por esa puerta noté que un viento del sur atravesaba todas nuestras almas. De Cádiz, claro. (Enigmática) ¡Huy, pero qué casualidad más grande! Igual que “la Archi” y la Nuria, que son de Cádiz...(Toca uno de sus amuletos y huele misteriosa a su alrededor) Tío...No sé...Esto es superextraño...

JUAN
¿Qué?

SELENE
Claro. Si por algo te gustaba. Anda, ven que te las presente. (Hace el intento de llamarlas)

JUAN
No. ¡Por favor no lo hagas!.

SELENE
¡Huy, bueno! ¡Está bien!. Qué timidillo eres, ¿no?. ¡Me encantan los tímidos! Me presento: Soy Selene Sherry y, aunque Dios me hizo para ser reina, por ahora sólo soy puta; pero leo el porvenir y mi especialidad son los polvos astrales, ¿sabes?. De hecho, quien me posee, posee el Universo, palabra.

JUAN
¿Selene? (Ríe) ¡Qué curioso!.

SELENE
¿Verdad? Selene quiere decir Luna, ¿lo sabías?. Mi madre era de Papúa Nueva Guinea, negra como la noche. (Ríen) No te rías que es cierto, tío. Ella me contó que una noche aterrizó cerca de la tribu una nave espacial, y que un extraño ser sideral la violó y que por eso nací blanca como la Luna. Yo nací diferente, no soy ni hombre ni mujer, ni tan siquiera humana. Por eso, cada vez que oigo mentar algo del espacio es que me descompongo. (Más risas) Que sí, colega. Aunque parezca mentira, Selene Sherry es mi nombre de pila. ¿Y el tuyo?.

JUAN
Juan.

SELENE
¡Lo sabía! Si hasta el nombre lo tienes de santo. Tienes una cara la mar de linda, Juan. Quítate las gafas que te la vea, ¿no?.

JUAN
(Tímido) No, no... mejor no...


SELENE
(Sonríe, juguetona) ¿No te gusto?

Antoni hace una señal a Chari para que recoja las copas. Juan se dirige al barman con discreción. A Selene no se le va ni una

JUAN
Oiga, eso anótelo en mi cuenta.

SELENE
(Alucinando con la movida). Oye, que si estorbo…

JUAN
¡Que va!. ¡Que va!.

Chari llega y recoge las bebidas. Hace un sutil gesto de agradecimiento a Juan y vuelve a su mesa, cada vez más confundida, aunque sin acabar de reconocerle. Juan la mira sonriente sin prestar atención a Selene.

SELENE
(Mirándolo de arriba abajo). Estooo.... (Por decir algo). ¿Estás casado?.

JUAN
(Volviendo a la realidad). ¿Perdona?. Ah, no... no, qué va, estoy viudo.

SELENE
(Molesta). Ya.... ¿Y tienes hijos?.

JUAN
(Oscuro, mirando nuevamente a Chari) Sí, tengo una hija, pero no sé dónde está.

Selene pasa la mano por delante del rostro de Juan, que está como absorto pendiente de la otra mesa.

SELENE
(Un poco harta). ¿Y por casualidad sabes dónde estoy yo?. ¡Aquí, tío!. Y es una suerte que me hayas encontrado, ¿sabes?. Así que, lo menos que podías hacer es invitarme a mí también para celebrarlo, ¿no?.

JUAN
Eso está hecho. (Hace una señal a Antoni, que toma nota, pero sin dejar de mirar hacia Chari). Oye, ¿tú la conoces bien?

SELENE
(Resignándose) ¿A quién? ¿A la “Archi”? (Juan asiente. Selene enciende un cigarrillo) Vagamente. Es una mujer, a pesar de que parezca un travestí. La verdad es que la pobre tiene demasiados rollos mentales y no acaba por decidirse. Yo a la “Archi” le tengo mucho cariño, ¿entiendes?. La he visto actuar como hombre y como mujer, y de las dos formas es de puta madre. A algunos, Dios les pone las cosas más difíciles de lo normal y, sin embargo, a mí me dio las dos cosas juntas: Soy hermafrodita, macho y hembra, y no tengo problemas... ¿A ti que te enrolla?

JUAN
Las dos cosas.

SELENE
(Redicha) Ya....Eso también lo sabía....

JUAN
Vaya con la clarividente...

SELENE
(Seria). Bueno, tío... pues si te van las dos cosas, aclárame con quien de las dos quieres follar, ¿con la “Archi” o conmigo?. (Juan sonríe, pero bajo sus gafas corren algunas lágrimas. Selene, nerviosa, no sabe cómo reaccionar). Joder, tronco... ¿He dicho algo malo?. Tampoco es para que te lo tomes así, total... si es una decisión de nada... No sé... (Atacada). Tú mismo, ¿eh?. ¡Vaya!. No sé qué me pasa contigo, colega, que se me han puesto todas las conexiones siderales a tope y te juro que no entiendo por qué…

JUAN
(Recuperándose). Eres muy graciosa, Selene...

SELENE
Eso, ríete encima. Pues si esta noche no follo y se me van de golpe los poderes, tú dirás qué como yo mañana...

JUAN
No, de verdad. A veces, al oírte hablar, me han entrado ganas de reír como hacía años que no reía. Me has traído buenos recuerdos del pasado...

SELENE
Claro. Y ahora me vas a decir que te recuerdo a tu mujer. Está bien, suéltalo. A estas horas ya está una para lo que sea. (Juan continúa mirando fijamente a Chari) ¿Y también te recuerda la “Archi” a tu mujer?

JUAN
Sí, muchísimo. No sabes cuanto.

SELENE
(Con evidencia) No lo sé, pero sí que lo intuyo. Para eso no hace falta tener poderes. ¡Vaya por Dios! ¡Esta no es mi noche. Y yo que presentía que hoy me iba a cambiar la vida. En fin....! (Un último intento) Coño, tío... ¿porqué no? Si te parece, hablo con la “Archi” y nos lo hacemos entre los tres, a partes iguales. ¿Te enrolla la polla?. (Risas).

JUAN
(La observa seriamente) No. Para determinadas cosas no es bueno que me recuerden a mi mujer. Por eso prefiero irme sólo contigo, a ver si es verdad eso de que vales por dos. (Imitándola) ¿Te enrolla la polla?.(Risas)

SELENE
(Feliz) ¡Así se habla, tío! ¡Huy! ¡La energía que me ha vuelto de golpe! Se me ha puesto el corazón como los tambores de mi tribu...¡Y nada más que por eso te voy a hacer una rebaja!.

JUAN
¿Sí?. Pues si no me cobras, te digo un secreto.

SELENE
¡Cómo está la cosa! (Práctica) Vale, pero algo me tienes que dar, ¿eh?.

JUAN
(Risueño) ¿Ves a la Archi?

SELENE
(Entre risas) Claro que la veo.

JUAN
(Las luces y la música descienden lentamente) Deja de reírte y mírala bien. La “Archi” no se llama así.

SELENE
No... ¡Si ya lo sé!

JUAN
Su verdadero nombre es Charo Sanchez Vargas, y ¿sabes por qué me recuerda tanto a mi mujer?. Por que es mi hija (Selene se queda estupefacta) Es mi hija.... Y la acabo de encontrar. ¿A que eso no lo sabías?

SELENE
O... Oye, no sé qué decir... Entonces, ¿tú?... ¡Qué fuerte! Pero si ella no te ha conocido, eso quiere decir que no se ha dado cuenta de que estás aquí, ¿no? (Seria) No lo sabía, pero de alguna manera sí que lo sabía. Ya notaba yo que algo raro había en el ambiente, mi percepción no se equivoca nunca, ¿sabes? (Alerta) ¿No te estarás tirando un mal rollo?

JUAN
Al contrario. La he buscado por todas partes hasta encontrarla e intentar superar todos los malos rollos de mi vida. Pero ahora no, ahora no es el momento. Todavía tienes que cumplir tu promesa.

SELENE
Oye, que yo no te he prometido nada, ¿eh?. Además ¿A ti no te iban los tíos?

JUAN
A veces. Por eso quiero hacerlo contigo. ¿No te das cuenta de que estamos hechos el uno para el otro? ¿O es que te vas a arrepentir?

SELENE
¿A estas alturas? ¡Sí, hombre! Lo que pasa es que me has dejada alucinada. Pero, ¿por qué no la llamas y se lo dices? (Juan la besa apasionadamente) Bueno, lo mejor es que lo dejes para mañana, total, si yo sé donde vive, o para pasado mañana, ¿no? ¡Colega, voy a entrar en trance! (Juan llama al camarero) ¡Date prisa, Antoni, que me entra la angustia!

SELENE
Xe, Selene, quina ansietat!.

SELENE
(Tira de Juan que termina de pagar la cuenta) ¡Tiembla Barcelona! ¡Selene Sherry va a follar! (Salen disparados del bar. Antoni sube el volumen del televisor y comienza a recoger la barra. En la pantalla se ven imágenes de catástrofes, incendios, sequías, el entierro de Valeria, etc...)

NURIA
¡Ea, carajota! ¡Ar fina se lo ha llevao la Selene!

CHARI
(Indiferente) ¿Qué hora es?

NURIA
Tarde. Yo me voy a i ya. (A la niña que estaba dormida la despierta de un manotazo) ¡Andrómeda, espabila!

CHARI
Pues nos vamos las tres. No me encuentro bien

NURIA
(La observa) Sí que es verdá que tiene mu mala cara, Chari. ¿Te pasa argo ademá de lo de siempre?

CHARI
(Débil) Tengo escalofríos. Como si esperara a que alguien me fuese a tocar por la espalda y no lo hiciera, no sé...

NURIA
Asín estoy yo siempre, aterrorisaita perdía esperando a que me detengan.

CHARI
(Resuelta) Bueno, pues si todavía quieres marcharte, levántate que tenemos que hacer el equipaje.

NURIA
(Feliz) ¿Ahora? Pero...¿A Cádi?

CHARI
Ahora o nunca, Nuri. ¡Ahora!.

NURIA
(Arrastra a Andrómeda, todavía en babia). ¡Po, hala, vámono!. ¿Y qué hago yo con la farmasia que iba a robá mañana?.

Van saliendo, despidiéndose de Antoni. Se oye, de fondo, la música de un tanguillo de Cádiz.

CHARI
¿No oyes, Nuri?. ¿No lo oyes?.

NURIA
¿Er qué, niña?

CHARI
Es el aire de Cádiz. La música del mar...

ANDROMEDA
Yo sí que lo escucho.

CHARI
(Abrazándolas, feliz). ¡Ay, Nuria!. ¡Qué ganas tengo de cantar!.

Salen.



Escena 2





Antoni queda pendiente del televisor, mientras se apagan sucesivamente las luces del “Mariki Beach”. La pantalla aumenta su tamaño en otra parte de la escena, justo cuando da comienzo un programa especial informativo. El espectador, preferentemente popular para los espectadores, relatará la siguiente noticia...

PRESENTADOR EN TV
Buenas noches. Como adelantábamos en la anterior edición, sigue de momento sin esclarecerse el misterio de los extraños seres que, procedentes del espacio, están cayendo a todo lo largo y ancho del planeta. En nuestro país, Barcelona parece ser el área más afectada. Las autoridades aún no se han manifestado sobre la posible relación entre esta singular invasión y la extensión del virus andrógino, aunque cada vez cobra más fuerza la teoría de que sea directamente transmitido por estos inusitados visitantes. El virus andrógino se extiende vertiginosamente entre toda la población planetaria, provocando entre los afectados una gran sensación de paz y un rechazo a las costumbres y a las pautas convencionales de nuestra moral tradicional. Lejos de ser nocivo, los que ya lo han contraído aseguran sentirse vigorosamente liberados y tolerantes respecto a sus propios sentimientos y a los sentimientos de todos los demás. Los efectos de este singular “virus del amor libre” no paran de sucederse y, en este sentido, resulta tremendamente significativo que, en las últimas horas, numerosos juzgados de todo el Mundo se encuentren colapsados ante multitudinarias solicitudes de divorcio. Según confiesan, hombres y mujeres que antes lo ignoraban o que jamás se atrevieron a contarlo, se ven felizmente impulsados por cierto afán de sinceridad a buscar sin pudor alguno el amor puro y verdadero. (Le pasan una nota urgente) Recibimos una última hora que nos llega de Roma – leo textualmente- en la que se nos comunica que su santidad el Papa ha amenazado con suicidarse si esta aberración contra natura –según la califica el Pontífice- se sigue extendiendo por el Mundo. Pese a todo –continúa la nota- numerosos sacerdotes y monjas llegados a Roma procedentes de todas las órdenes y lugares, así como multitud de personalidades de la política, el ejército y la cultura de diversos países, se manifiestan desde hace horas en la plaza de San Pedro, reivindicando el matrimonio entre religiosos del mismo sexo y dando gracias a Dios por la llegada del virus, al que consideran ya como la revelación más importante desde la llegada del Mesías. (Pueden verse imágenes alusivas a todo lo que va contando, claro) Tenemos en directo a nuestro corresponsal en Barcelona. Buenas noches, Sergi. ¿Qué información puedes añadir a lo que ya todos los sociólogos consideran como el fenómeno cósmico del milenio?.

CORRESPONSAL EN TV
Sí, buenas noches. Así es como se le empieza a considerar por todos los expertos. Con el eclipse de luna a tan sólo unas horas, la propagación del virus y la aparición de esas extrañas criaturas por las calles, el ambiente en la ciudad condal es realmente apoteósico, como podéis ver a mis espaldas. Tenemos con nosotros a algunas testigos que aseguran haber mantenido un encuentro con esos seres que, al parecer, según nos dicen, podrían tener forma más o menos esférica, un enorme ojo luminoso y venir directamente desde la cara oculta de la Luna en busca de una conocida prostituta barcelonesa...

Aparecen imágenes de unas prostitutas muy ordinarias que miran descaradamente hacia la cámara y dan tirones al micrófono del corresponsal.

PROSTITUTA 1
¡Mariconchi!. ¡Pon la tele, Mariconchi!. ¿Me estás viendo?.

PROSTITUTA 2
(Metiendo la cabeza). ¡Calla, coño!. Deja que hable la Francheska.

PROSTITUTA 3 (FRANCHESKA)
(Agarrando con fuerza el micrófono. Burra). ¿Otra vez quiere que se lo diga?. Pues eso, que se acercaron las bolas de luz...

PROSTITUTA 1
(Quitándole el micrófono). ¡Dile lo del ojo!. ¡Dile lo del ojo!.

FRANCHESKA
Pues eso, que tenían un ojo con luz así de grande.


La cámara se dirige a dos monjas que pasean por la Rambla cogidas de la mano y sonrientes.

MONJA 1
¡Dios es amor y naturaleza!.

MONJA 2
¡Amor y naturaleza!.

La cámara vuelve de un golpe brusco a las prostitutas.

PROSTITUTA 1
¿No lo ve?. Son extraterrestres, pero son de puta madre, ¿sabe?. Dile lo de los chochos y las pichas, Francheska... (La Francheska se corta y ríe, pasando. Todo muy natural). ¡Tía cómo estás!. Pues eso, que algunos de los marcianos tienen dos chochos pegados, otros tienen dos pichas y hay otros que tienen las dos cosas, como la Selene... ¡Mariconchi!. Nosotras también somos amor y naturaleza... ¡Qué total tía!. (Salta, alegre).

FRANCHESKA
(Queriendo recuperar protagonismo, le vuelve a quitar el micro). Sí, si, como la Selene. A mí no me hicieron nada, ¿sabe?. Yo estaba en mi esquina vigilando que no llegaran las del “Mariki” a quitarnos los sitios y de repente los vi bajar como flotando, ¿entiende?. Y sentí un cosa... una cosa guay aquí en el pecho, no sé... como si se me quitara toda la angustia y me quedara muy a gusto, ¿comprende?. Y nada, eso, que me preguntaron si conocía a la Selene Sherry, yo les dije dónde estaba y volvieron a irse volando... (Emocionada). ¿Y sabe qué?. Que yo ahora ya creo en Dios. En Dios y en... y en todo, vamos.

PROSTITUTA 1
¡Y yo!. ¡Mariconchi!. ¡Que te quiero, tía!.

Vuelve a aparecer la imagen del presentador.

PRESENTADOR EN TV
Gracias, Sergi. Ya lo ven ustedes, señores. Algo extraordinario está sucediendo en el Mundo. Pero dejamos por un momento Barcelona y el extraño caso de esta prostituta llamada Selene Sherry por que nos comunican que en Roma el Papa ha cambiado súbitamente de opinión y prepara ya una encíclica de urgencia “Para que los hombres y mujeres del Mundo lleguen a Dios a través del amor libre”. Conectamos en directo con nuestros compañeros del programa “¿Quién sabe por qué?”, que a estas horas han suspendido el programa especial dedicado a la muerte de Valeria Taylor para asistir a la fiesta que acaba de inaugurarse en los salones privados del Camarlengo en el Vaticano...

Antoni apaga el televisor, absolutamente abrumado. Hace el intento de marcar un número de teléfono pero, en ese instante, la puerta del club se abre y entra un brillante haz de luz que lo ilumina todo. Antes de desaparecer en un súbito oscuro, Antoni mira hacia la luz y sonríe emocionado, incluso feliz.






Imágenes del programa de mano y del cartel de la obra que la compañía Lajarana puso en escena en 1999.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario