EL ANDREION

Quieran tus dioses y los míos
que Amor nos alimente el vientre.
No hay ser más afortunado
que aquel que bebe en unos labios
a un dios enamorado y a su sangre.
(De "Ecbatana", 1998)

BITÁCORA DEL ESCRITOR ESPAÑOL JUAN GARCÍA LARRONDO.

Bienvenid@! Este cuaderno está siempre en intermitente construcción. En él podrá encontrar noticias relacionadas con el autor así como enlaces para conocer algunas de sus obras editadas, aficiones, webs favoritas, notas de prensa, artículos de opinión, videos de antiguas representaciones teatrales y alguna que otra incongruencia.

Para cualquier sugerencia, contacto, contratación o palabra de aliento, sígame la pista o apúntese a la lista de invitados de El Andreion. ¡Gracias!

REDES SOCIALES:









CELESTE FLORA

CELESTE FLORA
(1992)




FICHA TÉCNICA

Celeste Flora fue galardonada con el 2º Premio de Teatro “Ciudad de San Sebastián” en 1993.

Género: Drama psicológico.

Edición:

1ª Ed: Madrid, Revista de la ADE (Asociación de Directores de Escena de España), nº 54-55. Octubre/Diciembre 1996.

2ª Ed:“Teatro de la Memoria”: El Puerto Santa María, Altazor, 1996.

3ª Ed:”Teatro de la Memoria”: Cádiz, Festival Iberoamericano de Teatro, 2003.

Idiomas disponibles:
Castellano, Inglés, Portugués.

Estreno:
Compañía Albanta Acción. Sala Central Lechera, Cádiz. 1994.

Duración aproximada: 100 minutos.

Personajes: 2 mujeres.

Argumento:

Madrid, primavera de 1934. Flora es una mujer madura que ha dedicado la mayor parte de su vida al estudio de las plantas. Apenas reconocida a niveles científicos, pasa los últimos años consagrada a la investigación botánica y a las clases que imparte en una pequeña academia que ha abierto para poder sobrevivir. Inducida por unas “razones” que se irán desvelando a lo largo del drama, sabemos que la botánica ha asesinado a varias de sus alumnas –todas con nombres de flores- y que se encuentra por ello recluida y condenada a muerte en una prisión de mujeres a la espera de su inminente ejecución. Es entonces cuando un grupo de psiquiatras decide intervenir para investigar las “razones” de su comportamiento. Narcisse Cherel, mujer joven y sumamente inteligente, será quién dirigirá las sesiones que aplicarán a la presidiaria. Pero durante las visitas, ambas mujeres aprenderán la una de la otra cosas que la ciencia no puede explicar. Dentro de ellas se revelarán sentimientos, impresiones y pensamientos que las unirán ya para siempre. Un enfrentamiento entre razón y pasión, entre vida y muerte y entre moral y libertad que dejará absolutamente desconcertada a la ciencia y que significará, en cualquier caso, el definitivo triunfo de la vida, del ser humano y del amor.




 



CELESTE FLORA
(FRAGMENTOS)



ESCENA I

“NARCISSE”



La acción en Madrid, año de 1934.

Toda la obra se desarrolla en un mismo escenario: una sala gris y vieja. La ambientación, de la época, es sencilla. En un lateral, aparecen un despacho y, sobre él, una pequeña lámpara, un teléfono y varias carpetas llenas de papeles; todos los enseres propios de una improvisada oficina dentro de una prisión de mujeres. A ambos lados de una ventana algo elevada, cuelgan de la pared un crucifijo y un retrato del presidente de la República Niceto Alcalá Zamora: todavía podían convivir las múltiples Españas. Aproximadamente en el centro de la escena, se sitúan una pequeña mesa y dos sillas. Al fondo, en el lateral contrario, una puerta metálica, algo oxidada, es la principal referencia con el exterior.

La escena da comienzo cuando se ilumina solamente y de forma tenue la zona del despacho. Sentada detrás aparece NARCISSE, que escribe una carta. El contenido de ésta puede ser leído o, simplemente, escuchado por medio de una grabación previa. NARCISSE es una joven psiquiatra francesa, apacible e inductiva, una investigadora racional, tremendamente inteligente y elegante. Durante toda la obra ella hablará el castellano, pero su acento debe ser inequívocamente francés, incluso su comportamiento. Aunque esta escena deba ser considerada como el tiempo presente de la acción, en escenas posteriores se evocarán momentos que pertenecen al pasado; y este cambio debe de apreciarse con claridad.

En un jarrón depositado sobre el despacho, yace un ramo de flores variadas; una pequeña representación de toda la FLORA...



NARCISSE: (Lee y escribe una carta ya empezada. Por un momento, antes de volver a escribir, se queda pensativa)...Hace dos días que no veo a Flora. Mañana, o quizás esta misma tarde, darán a conocer el veredicto definitivo. (Piensa). Temo haber fallado, porque creo que dentro de mí, hay algo de esa desdichada mujer que me importa. Ella es diferente, como ya te dije en una de mis anteriores cartas. La sociedad hablará o ha hablado por mí, lo cual debería llenarme de orgullo, ya que se trata, sin lugar a dudas, de todo un triunfo sin precedentes para el futuro de la Psiquiatría moderna. (En ese momento enciende un largo cigarrillo. NARCISSE fuma constantemente, haciéndolo con suma distinción. Continúa después, leyendo lo que escribe). Mi principal queja es que el avance de la ciencia tenga que generar también más muerte. Me tranquiliza pensar que esta guerra no es la mía, pero ¿acaso no es el egoísmo la peor de todas las guerras? (En ese instante, suena el timbre cascado del teléfono. NARCISSE se asusta, luego reacciona y espera a que el aparato dé algunas llamadas más. Se desprende de unas lentes que llevaba puestas y se acerca al auricular). Sí, soy yo. (En su gesto aparece cierto temor). Sí. ¿Qué? (Sorprendida por una noticia conocida, esperada, pero también amarga). Pero, ¿por qué de esta manera?, ¿por qué tan deprisa? (Pálida, se estremece y parece derrumbarse por momentos). No, pensaba regresar a París a principios de la próxima semana. (Deseando colgar). Bien. muy amable. Adiós. (Cuelga el teléfono, con cierto temblor, sin brusquedad. Apaga el cigarrillo y enciende inmediatamente otro. Su mirada está perdida, ausente. Extrae de su bolso una pequeña petaca de coñac y bebe con decisión. Observa la petaca con cariño, como si le evocara algún hermoso recuerdo del pasado. Luego, con una forzada frialdad, comienza a escribir de nuevo y a leer la carta. Se coloca otra vez sus lentes). En este justo instante acaba de llamar el doctor Castell. Ya ha ocurrido, ya todo está consumado. Se han dado prisa. Hemos vencido. El tribunal se reunió anoche, y esta mañana, muy temprano, se ha cumplido la sentencia. Flora ya está muerta. (Se seca con los dedos unas lágrimas que se deslizan bajo sus lentes, aunque su rostro no parece cambiar de expresión). Creo que durante todo mi trabajo he intentado usar la razón, y creo que a ella he tratado de remitirme siempre. Pero ahora ignoro qué es lo que va a ser de mí. Hemos triunfado, André. (El llanto acaba por apoderarse de ella. Lee y escribe impulsivamente, luego sonríe, con un gesto agrio). Todas las revistas de Europa hablarán de nosotros, pero creo que, después de todo lo que he vivido, eso ya apenas me interesa. (Vuelve a beber de su petaca, eso parece que la sosiega levemente). ¿Sabes?, hoy he aprendido algo nuevo sobre mí, sobre el género y la especie a la que pertenezco. Soy una mujer distinta, recién nacida de una extraña metamorfosis. Parece como si de mi vientre, de donde se origina la vida, hubiera crecido una nueva flor, quizás la flor que lleva mi nombre. (Se detiene y mira durante un instante a su alrededor. Acaricia las flores que adornan su despacho, luego, vuelve a la carta). Mi amado André, creo que Flora ha tenido que morir para que yo sobreviva. (Espontáneamente, corta una de las flores y la retiene en su mano, mientras la huele). La muerte, como experiencia límite, es una de las escasas vivencias que nos provoca un cambio en el pensamiento. Creo firmemente que es en esas experiencias límites, en el silencio definitivo de la muerte o del amor, cuando surge una nueva realidad, un nuevo verbo, una vida nueva. Estoy segura, André. No tenemos ningún mérito. La gran triunfadora de todo esto ha sido la vida. (Pausa). En Madrid, año de 1934. Tu frágil amante, Narcisse.



(NARCISSE pliega con lentitud el papel escrito, lo introduce en un sobre, y en él, también, mete la flor cortada que tenía en la mano. Mientras se va haciendo el oscuro, se oye una música evocadora, un alegre acordeón parisino. Fin de la escena primera).







ESCENA II

“HIBISCUS ROSA-SINENSIS”



   La música del acordeón enmudece precipitadamente. En ese instante comienzan a oírse, como lejanas, las voces de unas niñas que entonan una canción infantil de juegos perteneciente, si es posible, al folklore vasco. Mientras la música crece se ilumina el escenario y la luz nos desvela a una mujer madura, de pelo corto, sentada en una de las sillas que está junto a la mesa. Es FLORA.

   La presente escena ha retrocedido el tiempo en, acaso, un par de semanas, por lo que la decoración continúa siendo la misma. En el jarrón del despacho, algo más vacío y oscuro, se distinguen unas rosas rojas recién cortadas. FLORA cumple condena en una cárcel de mujeres en Madrid, ciudad en la que transcurre este drama. Su delito es haber dado muerte a seis niñas, hace ya de esto más de un año, en su ciudad natal, San Sebastián. Está vestida con una simple bata oscura y aunque quizás habría sido hermosa, poco rastro queda de aquel esplendor más que su carácter, una sensibilidad extrema y sus manos. Su futuro, si debe ser ajusticiada o no, depende de que sea declarada cuerda o demente por un delicado tribunal: la ciencia. De París ha llegado, hace apenas dos días, la doctora Narcisse Chérel, una brillante y clarividente psiquiatra. Ella decidirá si FLORA está loca o no. Ésta espera la llegada de alguien que desconoce. Inquieta, se levanta y examina la habitación. Observa si no viene nadie y descubre las rosas que están sobre el despacho. Levanta una y la huele con dulzura, con profesionalidad. Conviene saber que FLORA, a pesar de no poseer tal título, es una extraña intelectual que ha dedicado casi su vida entera al estudio de la Botánica. FLORA, quizás, se merezca su nombre. Se oye el ruido metálico de unas llaves. FLORA deja la rosa en su sitio y, un poco asustada, vuelve a su silla. Se retoca como delante de un espejo invisible y adopta una postura elegante, casi teatral. Al abrirse la puerta, la música infantil se detiene en seco, y por el vano entra un rayo de luz roja. Tras él, NARCISSE. La puerta se cierra y la iluminación vuelve a quedarse como estaba. Ambas mujeres se observan durante un instante, llenas de preguntas o quizás de decepción, casi como si no tuvieran nada que decirse.



NARCISSE: (Siempre con su pronunciación francesa). Hola. No sabía que estaba usted ya aquí, esperando. (Se queda mirándola, sin avanzar apenas).

FLORA: (Alegre). ¡No se quede ahí, señorita! Esta silla de aquí debe de ser para que usted se siente. (NARCISSE en silencio se dirige hacia el despacho y sobre él deposita varias carpetas llenas de papeles y su bolso. Su vestido, discreto pero elegante, es rojo, como su sombrero, a lo “Belle Epoque”. De una de las carpetas saca un expediente visiblemente manoseado, el de FLORA, también un pequeño cuaderno, en el que constantemente tomará notas). ¡Cuántos papeles! Los periódicos y las secretarias están acabando con todo el papel del mundo. Algún día se acabarán los árboles, ya lo verá, y volveremos a escribir sobre barro, como los antiguos. Deberían aprovechar el papel, ¿no cree?

NARCISSE: (Se coloca sus lentes y la mira con profesionalidad). ¿Realmente le preocupan los problemas de la deforestación?

FLORA: Sí, desde luego. Me extraña que me haga usted esa pregunta. (NARCISSE sonríe, algo incrédula, continúa ordenando sus papeles. FLORA, repentinamente seria). Me preocupa hasta la más minúscula partícula en la que haya vida. ¡Lástima de arbolitos! Por cierto, ¿tendría usted, por casualidad, un pitillo?

NARCISSE: (Dudándolo). No...no fumo.

FLORA: (Decepcionada). ¡Ah! Pensaba que todas las mujeres francesas lo hacían. (Se produce un largo cruce de miradas).

NARCISSE: Supongo que el doctor Castell le habrá explicado todo, ¿es así?

FLORA: (Rascándose). Sólo sé que es usted una especie de excepcional investigadora de la mente, allá en su país, y que es usted la que va a decidir si estoy loca o no, si merezco continuar viviendo o, por el contrario, si merezco morir, ¿no?...(Sacude la cabeza)...¡Malditos piojos!...¿Qué es lo que se siente cuando alguien se acerca tanto a Dios?

NARCISSE: (Intentando ser pragmática). No tengo el más mínimo deseo de parecerme a Dios. Soy médico. Trabajo para la ciencia, quizás sólo en eso me acerque un poco a usted. Y no soy ningún juez, sólo estoy aquí para examinarla, no para emitir un veredicto. (Se dirige hacia la mesa del centro con una carpeta. Se sienta).

FLORA: En fin, ¿y por dónde quiere que empiece?

NARCISSE: (Eficiente). Pues, no sé...¿Por el principio, por ejemplo?

FLORA: Evidentemente...

NARCISSE: (Interrumpiéndola suavemente). Hemos realizado varios cuestionarios, bastante simples, que pueden servirnos como guía. (Le muestra uno). Éste, por ejemplo. Según las respuestas, se halla un porcentaje que sirve para ir seleccionando algunos rasgos de su carácter que nos interesan y eliminando otros.

FLORA: Sólo oirán lo que les sea más conveniente. (Ríe). ¡Porcentajes!

NARCISSE: Creo en la objetividad de mi trabajo, por eso lo hago.

FLORA: (Como si no la hubiera oído). ¿Cuál es su nombre?

NARCISSE: (Tarda en responder, complaciente). Lo siento, creí que ya...mi nombre es Narcisse Chérel. (Continúa su explicación). Le decía, que en estos cuestionarios hemos introducido algunas preguntas que están especialmente realizadas para un caso como el suyo. En Francia, hace ya algún tiempo que se utilizan...

FLORA: (En la misma actitud). Sabe que yo me llamo Flora, ¿verdad? (NARCISSE se detiene de nuevo, se desprende de las lentes y asiente con evidencia). Claro, desde luego que lo sabe.

NARCISSE: (Imponiéndose suavemente). Bien, Flora. Si le parece correcto, podríamos dedicar un tiempo de cada sesión para rellenar estos cuestionarios y, a continuación...

FLORA: (Como sorprendida por una revelación). ¿Se ha dado cuenta? ¡Las dos tenemos nombres relacionados con las flores! (NARCISSE sonríe, un poco aturdida). ¡Fíjese! (Señalando). Narcisse y Flora...(El rostro de FLORA se transforma en una inquietante máscara trágica).

NARCISSE: (Algo artificial). Sí, sí...Ahora, por favor, ¿qué le parece si comenzamos por éste? (Le acerca un cuestionario).

FLORA: (La observa fríamente, seria). Me tiene miedo, ¿verdad?

NARCISSE: (Profesional, amable). ¡No! En absoluto. Si estuviera asustada no estaría...

FLORA: (Sin dejarla terminar). Sí, me tiene miedo, y supongo que asco también. No se lo reprocho.

NARCISSE: (Objetiva). Mire, Flora, la que parece tener miedo es usted. Relájese, por favor. No le voy a interrogar, ni pretendo hacerle daño. (Sonríe). No tiene por qué imaginarse mis sentimientos en estas circunstancias. Yo no la juzgo, ésa no es mi competencia. Mi tarea es la de analizar el porqué de su conducta, sus motivaciones. No aplico reglas morales; yo no decido lo que está mal o lo que está bien. Investigo las causas de su comportamiento. (Pausa). ¿Entiende usted todo lo que estoy diciendo?

FLORA: Ahórrese el esfuerzo...no estoy loca.

NARCISSE: Pienso que estamos perdiendo un tiempo muy importante, ¿no le parece?

FLORA: (Vuelve a sonreír, algo fingida). Sí, olvidaba que tienen ustedes prisa. Perdone, no volveré a interrumpirla. Es que yo me pongo en su lugar y la entiendo...

NARCISSE: Pues no debe hacerlo.... Quiero que me conteste con sinceridad. En eso consiste esta experiencia que, no tengo que recordarle es de vital importancia para usted. Tiene amigos influyentes y si no hubiera sido por esas personas tan diligentes, el gobernador no hubiera dudado ni un momento en firmar la sentencia de muerte. Así que le ruego que, mientras duren las sesiones, colabore como ha prometido y se olvide de que estoy aquí. Hágalo en nombre de la ciencia que tanto ama. Todo irá mejor si hacemos nuestro trabajo como se debe hacer.

FLORA: (Reflexiva, asiente). Entiendo. Observo que lo tiene usted todo previsto. Sí, en nombre de la ciencia...¡Qué pena de farsa! Verá...Si tuviera que complacer a esos buenos amigos que usted menciona, tendría que estar loca. (Ríe, cínica). Así, el juez me salvaría del garrote vil y todos se quedarían felices. Pero yo me pasaría el resto de mi vida en un manicomio. ¿Para qué quiero vivir, entonces? (Pausa). Además...¡Si no estoy loca! ¿Cómo quiere que se lo diga?

NARCISSE: Eso todavía no lo sabemos.

FLORA: Y usted es quien tiene que decidirlo, ¿no? (NARCISSE la mira con frialdad).

NARCISSE: Ya le he contestado a eso. Yo y el equipo médico del que formo parte sólo informaremos al tribunal de su estado psíquico.




FLORA: ¡Qué laberinto tan terrible, Dios mío! (Ante la inmutable expresión de NARCISSE). ¡Está claro que no les importo nada! No me gusta el uso que hacen ustedes de la ciencia. Si tantas prisas tienen, ahórrense toda esta mediocre comedia y mátenme de una vez. (Violenta). ¡No estoy loca, así que ya lo sabe, lárguese a Francia y déjeme en paz!

NARCISSE: (Intentando la conciliación). Demuéstreme que es una mujer normal. Colabore y rellene estos cuestionarios, conteste a mis preguntas y le prometo que la dejaré en paz.

FLORA: (Mira a NARCISSE con desconfianza). Quiere jugar, ¿no? (Decidida). Está bien. Ya no volveré a interrumpirla. De nuevo le pido que me perdone.

NARCISSE: No tengo que perdonarle nada. Cumplo mi trabajo.

FLORA: (Imitándola, casi al mismo tiempo). ¡Cumplo mi trabajo! (Indolente). Ya me lo ha dicho. (Se coloca unas gafas que extrae del bolsillo de su bata). Deme un cuestionario de esos. (NARCISSE elige uno y se lo da).

NARCISSE: (Complacida). Están ordenados por etapas, es decir, éste, por ejemplo, abarca todo lo que tiene relación con la infancia, hasta los diez años. Son preguntas sobre su familia, su entorno y una serie de supuestos, que irá respondiendo de la forma más breve y exacta posible. (FLORA la observa). En el margen de la derecha aparecen unos espacios en blanco, no son para que usted los rellene. Si tuviera que añadir algo diferente, puede hacerlo al final de cada recuadro. (Le señala). Aquí, ¿lo ve? Antes de cada sesión, rellenará uno y, así, sucesivamente.

FLORA: Aquí dice, leo textualmente: “¿Durante su infancia, hubo algún miembro familiar que le obligara a practicar actos deshonestos o sexuales?”. Respuestas: “Sí, alguna vez”. “Sí, de una forma sistemática”. “No, no lo recuerdo”. “No, en ningún momento” y por último: “No sé lo que eso significa”. (Se quita las gafas y la observa). Hay cosas que jamás le diría a nadie, señorita. No les interesa, créame. Hay instantes de mi intimidad que he guardado siempre en mis recuerdos y no pretenderá que los promulgue, para que usted o cualquier investigadorcillo de turno haga hipótesis sobre ellos. Sólo responderé a las preguntas que considere que deba hacerlo.

NARCISSE: (Firme). No es posible, debe responderlas todas. Es indispensable que conteste debidamente todos los cuestionarios...

FLORA: (Enfadada). ¡Me niego! Las primeras quince preguntas están relacionadas con el sexo. No creo que antes de los diez años mi vida sexual fuera muy intensa, ¡qué desfachatez!, y mucho menos que eso les incumba.

NARCISSE: (Pensativa, durante unos instantes. Consulta su informe). Sin embargo, según indica su expediente, una de sus...alumnas, por decirlo de alguna manera, tenía nueve años, ¿me equivoco? Rosa García Ibáñez. En el mismo informe, más abajo, se observa que la motivación del crimen, como en los demás, pudiera originarse de una desviación sexual. (FLORA se tapa los oídos y abre la boca como si quisiera gritar, pero sin conseguirlo). En otra de las niñas, ésta de doce años de edad, el informe del forense especifica claramente que la niña había perdido la virginidad, quizás con un objeto punzante, lo que le provocó desgarramiento...¿Quiere que siga? (FLORA niega con la cabeza). Espero que comprenda que es importantísimo que conteste usted a todas las preguntas del cuestionario, por extrañas que le puedan parecer.

FLORA: (Se incorpora como si le hubieran clavado un puñal en la espalda). ¡Rosita! (Se vuelve a sentar, débil). Rosita...(Se queda unos instantes como ausente, luego la mira con odio). Eso no ha estado muy bien por su parte, señorita; eso ha sido un golpe bajo. (Se siente derrotada). No contaba con la miseria ni la ignorancia de la gente. Jamás ocurrió nada de lo que usted está insinuando. Pero supongo que no me cree.

NARCISSE: Convénzame. Yo sólo dispongo de los datos que me ha pasado la policía. (Pausa). Estas preguntas han sido realizadas por diversos médicos, aquí en Madrid y en París; todas fueron especialmente diseñadas para estudiar su caso. Me consta que es usted una persona inteligente. Todas esas preguntas tienen sentido, y, aunque no esté de acuerdo, relación con sus...(duda).

FLORA: Con mis víctimas. No sea indulgente conmigo. He oído cosas mucho peores durante los interrogatorios.

NARCISSE: (Autoafirmándose). Sí, con las cinco niñas, todas ellas entre nueve y doce años de edad; a las que usted –según ha confesado– asesinó en su propia casa de San Sebastián, donde asistían a sus clases entre los años 1931 y 1932. Puedo leérselo entero, ¿quiere?

FLORA: (Con los ojos cerrados, le hace una señal para que no siga). Conozco todo eso mejor que usted.




NARCISSE: (Intentando imponer su voluntad). Por favor, Flora. De usted depende que las conclusiones de estas sesiones sean satisfactorias. El doctor Castell ya le habló en su momento del contenido de estos cuestionarios y usted le prometió su colaboración. Si lo hace, acabaremos en menos de una semana, y ya no la molestaré más.

FLORA: (Dulce). Sí, es conveniente. Si nos vamos a ver todos los días, es mejor que nuestro trato sea lo más frío y práctico posible. Así, no nos tomaremos afecto la una por la otra. (NARCISSE abre los ojos atónita, luego le sonríe un poco sorprendida).

NARCISSE: Bueno...tampoco tenemos que comportarnos como enemigas.

FLORA: Solían decir de mí que era muy cariñosa, pero ya veo que eso no me lo preguntan en el cuestionario.

NARCISSE: En ése, desde luego, no. Aunque nunca he puesto en duda que lo sea. (Sonríe). Podrá decirlo en otro cuestionario, o a mí.

FLORA: (Le devuelve el cuestionario a NARCISSE, nuevamente dulce). De acuerdo, de acuerdo. Responderé a todo lo que quiera, pero óigame antes un momento, Narcisse. (Pausa, la mira). Imagino que usted hará esto para saber, si cabe, algo más sobre la naturaleza humana. Todo eso me lo explicó el doctor Castell, que es un señor muy amable y educado. Sé que ustedes piensan que mi caso es extraño, sin embargo, yo no lo creo así. No pienso que el crimen y la demencia sean siempre realidades complementarias. (Sufre). Haga lo que haga, mi condena, la pena que llevo dentro, es implacable y ya no me permite vivir más. (NARCISSE la mira con viva atención). ¿Puedo levantarme? (NARCISSE asiente, la rea se dirige a la ventana). En la vida que se sucede tras esa ventana, siempre habrá alguien dispuesto a lincharme, a vengarse por algo que no puede entender. Pero tampoco nadie lo ha querido comprender, ni policías ni amigos. Todos se han limitado a hacer “su trabajo”, como usted dice, y no se imagina la tremenda desilusión que eso me produce. (Pausa, mira las rosas). Está bien. ¿Sabe? Desde que supe que usted iba a venir me he preguntado cientos de veces cómo sería; y tenía curiosidad por conocerla...una joven científica francesa, deslumbrante, con unas acreditaciones extraordinarias...¡Dios mío! ¡Qué halago para mí, que ni siquiera acabé mis estudios de Botánica! Aquí dentro no puedo tener conversaciones, usted ya me entiende, algo más elevadas; realmente aquí dentro nadie me dirige la palabra. A veces sostengo largos monólogos con los piojos o las cucarachas. (Ríe, amarga). ¡Hasta las propias presidiarias tenemos un código moral interno! ¡Una microsociedad que repite metódicamente todo aquello que repudiábamos y que nos hizo alejarnos de un mundo en el que no sabíamos vivir! Ya sabe, no es lo mismo ser una fulana que haber matado a cinco niñas. Me dicen la “vasca loca” o “la asesina de las flores”. (NARCISSE toma notas). No, aquí dentro no son muy agradables conmigo; lo comprende, ¿verdad? (NARCISSE asiente con deferencia). Hace ya un año y seis meses que estoy aquí. Echo de menos muchas cosas...hablar con un amigo de algo intranscendental, por ejemplo; o las clases de literatura, preñadas del sol de la tarde que entraba por las ventanas del aula; las flores, los esquejes, las podas, sus olores y sus misterios... un mundo sin secretos y sin desconfianza que se enredaba en la verja de mi jardín...¿Sabía usted que tenía un perro? (Se emociona). Bueno, no sé qué habrá sido de él...cuando llegó la policía, me metieron enseguida en el furgón. Ya no he vuelto a ver nunca más mi casa, ni mi jardín...y el perro, no sé dónde estará. La policía dice que no sabe nada ni quiere saberlo. Quizás esté perdido o algo peor...

NARCISSE: (Profesional). Flora, por favor, no quiero ser desagradable, pero comprenda que disponemos de muy poco tiempo y, todavía hoy, tenemos que aclarar ciertas cuestiones imprescindibles...

FLORA: (Recomponiéndose). Sí, sí, ya lo sé, ¿a usted qué le importa mi perro? (NARCISSE muestra cierta desesperación).

NARCISSE: No, no es eso. Pregunte a sus amigos o a quien sea. Sinceramente, yo no puedo ayudarla con su perro, así que se lo ruego, vamos a dejar de hablar sobre eso y...

FLORA: (La interrumpe). ¿Está usted casada? ¿Tiene hijos?

NARCISSE: (Sorprendida, no sabe si contestar). Estoy casada, pero no tengo hijos.

FLORA: Mi perro y mis flores eran mis hijos. Ahora estoy tremendamente sola.

NARCISSE: (Le entrega un cuestionario y un bolígrafo). ¿Quiere rellenar usted misma el cuestionario o prefiere que la ayude?

FLORA: (Simbólica). Preferiría que me ayudase, aunque eso no supondrá ninguna diferencia. (Pausa). ¿Es usted feliz?

NARCISSE: (Algo airada). Por favor, déjeme que sea yo la que le haga las preguntas.

FLORA: (Insistente). ¿Por qué no ha tenido hijos?

NARCISSE: ¡Está bien! Si no colabora tendré que marcharme.

FLORA: (Seca. Distante). ¿Sí? (Pausa). De acuerdo, está bien, márchese. Hoy no haré ningún cuestionario.

NARCISSE: (Silencia su perplejidad). ¿Quizás mañana, entonces? (FLORA ni siquiera la mira. NARCISSE guarda silencio). No me parece muy adecuada su actitud; sin embargo, puede que mañana piense de otra manera, ¿no? (FLORA permanece callada, NARCISSE se siente un poco defraudada profesionalmente, no de forma emocional. Se acerca a la puerta. Vuelve hacia su mesa y recoge sus papeles con lentitud, esperando alguna reacción). Muchos amigos de su difunto esposo nos han insistido en que está usted enferma. Quieren convencernos para que el tribunal la salve de la muerte. Sin embargo yo necesito estar absolutamente segura, y sólo lo estaré si, tal y como ha prometido, se decide a colaborar. (Pausa). No le tengo miedo y, respecto a lo de los hijos, no los he tenido porque no necesitaba tenerlos. (Se abre la puerta, por cuyo vano entra un rayo de luz blanca. FLORA parece no inmutarse. NARCISSE termina de recogerlo todo, pero todavía insiste una vez más). ¿Hay algo más que quiera saber de mí? (Silencio. FLORA está petrificada. NARCISSE inicia el mutis). Me ha hablado usted del amor, de sus flores, de su perro...estoy interesada en saber si de verdad es posible que sea capaz de sentir amor por todo eso. (FLORA la mira con furia, siempre en silencio). Pero quizás prefiera hablar de todo eso mañana, ¿no? (Se queda en pie, esperando una respuesta que no llega. Recoge sus cosas y se marcha. La puerta se cierra. FLORA se deja caer sobre la mesa y gime como una niña pequeña; mientras, lentamente, se va oscureciendo el escenario y crece el sonido de la flauta del afilador).

FLORA: (Susurra, entre gemidos infantiles). ¡Qué vestido tan bonito! ¡Y que sombrero tan elegante! Rojo como las rosas... Hibiscus Rosa-Sinensis...Rosa...Rosita...Mi pequeña Rosita...

(Fin de la Segunda Escena).



PARA COMPRAR LA OBRA EDITADA EN EDICIONES IRREVERENTES
PULSAR AQUÍ


 
Para ver algunas secuencias de la puesta en escena pulsar los siguientes enlaces:

http://www.youtube.com/watch?v=DG4te7q3yMc
http://www.youtube.com/watch?v=mWQQtMNb1wI



No hay comentarios:

Publicar un comentario