EL ANDREION

Quieran tus dioses y los míos
que Amor nos alimente el vientre.
No hay ser más afortunado
que aquel que bebe en unos labios
a un dios enamorado y a su sangre.
(De "Ecbatana", 1998)

BITÁCORA DEL ESCRITOR ESPAÑOL JUAN GARCÍA LARRONDO.

Bienvenid@! Este cuaderno está siempre en intermitente construcción. En él podrá encontrar noticias relacionadas con el autor así como enlaces para conocer algunas de sus obras editadas, aficiones, webs favoritas, notas de prensa, artículos de opinión, videos de antiguas representaciones teatrales y alguna que otra incongruencia.

Para cualquier sugerencia, contacto, contratación o palabra de aliento, sígame la pista o apúntese a la lista de invitados de El Andreion. ¡Gracias!

REDES SOCIALES:









lunes, 30 de enero de 2012

"EL ESTADO DE SITIO": CANTO A CÁDIZ COMO SÍMBOLO DE LIBERTAD

Crítica de Teatro.


Lleno absoluto en el Gran Teatro Falla para asistir a la representación de la obra ‘El Estado de Sitio’ del novelista y dramaturgo francés Albert Camus, uno de los escritores y pensadores más representativos de Francia en el período de la segunda posguerra. La obra es una muestra más del activismo literario del autor, quien a través de sus obras manifestó su visión desencantada de la sociedad y su concepción radical humanista de la política.

La obra teatral se estrenó en 1948 como una dramatización del argumento desarrollado por el autor en su novela ‘La peste’. Albert Camus tuvo ascendientes españoles por la rama materna y su entronque genealógico con España lo conoció curiosamente mientras trabajaba en ‘El Estado de Sitio’. La anécdota sirve como posible explicación de que la acción intemporal de la pieza teatral se ubique en Cádiz. Esta feliz circunstancia es la que ha permitido la producción del montaje escénico de esta obra por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, como contribución a la celebración del Bicentenario del Bicentenario de 1812.
La libertad se configura en ‘El Estado de Sitio’ como el elemento vertebrador de la obra y también como permanente telón de fondo del relato. En nombre del amor humano y como rechazo a los totalitarismos, Camus elaboró en esta obra un canto de exaltación de un mundo utópico, libre, solidario y justo. El canto a la libertad es el leit-motiv del desarrollo dramático en el que se impone la palabra por encima de todo, porque la acción narrada es sólo una mera justificación para la expresión del ideario polítici del autor en boca de los distintos personajes. La propuesta del gaditano Juan García Larrondo en esta adaptación incluye también un discurso paralelo, aunque sin palabras, a través de la proyección audiovisual de momentos históricos grabados en Cádiz. En ese alegato paralelo, añadido pero complementario a la de Camus, se apela a la inteligencia y a la memoria de los espectadores para recordar que La Peste y La Muerte representadas en el Cádiz ficticio de la obra, también tuvo lugar de forma real en Cádiz en un pasado no tan lejano.



La victoria del joven Diego de ‘El Estado de Sitio’ es sólo una batalla ganada en una guerra que nunca se acaba. Por eso, la celebración del Bicentenario de la primera Constitución española potencia que esta obra se convierta en una referencia universal cuando “se hable de ideales de democracia y de sociedad con aspiraciones de igualdad”, como se indica en el programa de mano. Con ese enfoque, Juan García Larrondo propone una nueva lectura de la obra de Camus, actualizada pero con matices diferenciales con la del autor francés. En consecuencia, el Centro Andaluz de Teatro representó también un ‘Estado de Sitio’ generado por el fascismo, como forma de denuncia de las nuevas pestes y tiranías, que se transforman continuamente y adoptan nuevas formas para cada generación.
Desde el punto de vista escénico, Camus moldeó en ‘El Estado de Sitio’ su propio concepto teatral, en el que todos los recursos posibles del arte dramático se mezclan para formar su deseado “espectáculo total”; música, movimientos grupales, gestos, escenografía y géneros diferentes se ponen al servicio de la representación dramatizada del pensamiento del autor teatral. En ese sentido, la representación del Centro Andaluz de Teatro cumplió con creces con el objetivo de obtener un espectáculo total.

La versatilidad escénica que proporciona la escenografía ideada para la obra más la proyección en una pantalla de cortometrajes históricos o las intervenciones filmadas de algunos protagonistas de la historia, además de enriquecer notablemente la puesta en escena, suaviza en parte la densidad inherente a la narración. Giuliano Spinelli utiliza con habilidad el decorado, cuya principal función es simbólica pero que le sirve también para dar más volumen a la escena, situando sobre el escenario dos planos diferentes en altura y varios niveles de profundidad.

La representación teatral resultó espectacular e interesante, pero algo pesada, especialmente por la lentitud exagerada de algunas transiciones escénicas y la grandilocuencia verbal de los principales actores. Resultaron bonitas e impactantes las intervenciones corales, con música de Antonio Meliveo, aunque acusaron deficiencias los actores-cantantes en el empaste musical. Por cierto, la escena procesional con velas que representó el coro de actores mejoraría si se atenuase la tenebrosidad y confusión de la situación. Por otro lado, hay que alabar el trabajo de Miguel A. Camacho en la iluminación, porque consiguió una riqueza cromática extraordinaria en el juego de creación de diferentes atmósferas sobre el mismo escenario.
La reacción del público, cariñoso y condescendiente, fue calurosa a pesar de que una parte estuviera literalmente aterida de frío debido a un teatro absolutamente gélido esa noche. El final de la representación se animó con los reiterados aplausos del público, que tuvo en cuenta el esfuerzo de los actores para generar una representación convincente y creíble del relato. Recibieron un justo y merecido premio los actores, arropados estruendosamente por sus incondicionales, capaces de administrar bravos por doquier. DIARIO Bahía de Cádiz Francisco Mesa
-------------------------------------------------------------------------------
FICHA DEL ESPECTÁCULO:

‘El Estado de Sitio’. Autor: Albert Camus, en versión de Juan García Larrondo y con música de Antonio Meliveo. Centro Andaluz de Teatro. Director: José Luis Castro. Escenografía: Giuiliano Spinelli Iluminación: Miguel Angel Camacho. Intérpretes: José Pedro Carrión, Juanma Lara, Esther Ortega, Luis Rallo, Celia Vioque, Luis Centeno, Lara Chaves, Nerea Cordero, Marta Escurín, Diego Falcón, Amparo Marín, Virginia Nölting, Javier Parra, F.M. Poika, Esther Pumar, Norberto Rizzo, Jorge Ruiz, Miguel Zurita.

Lugar y día: Gran Teatro Falla, 10 de enero.

FRANCISCO MESA. DIARIO BAHÍA DE CÁDIZ DIGITAL. 14-1-2012

1 comentario:

  1. Querido Juan, acaba de llegarme la noticia de tu versión del texto de Camus a través de la AAT y me he llevado una alegría tremenda. Un fortisimo abrazo antes que nada y mi enhorabuena por el trabajo del que dices esperas "haber pasado desapercibido", tan modesto y tan excelente escritor. He tomado nota de las fechas por si acaso puedo venir desde mi Canarias de adopción a nuestra forjadora de alma. Besos y hasta pronto. Carmen Márquez

    ResponderEliminar